Tatica1's Blog

Blog de Tatica

El Hogar El Buen Samaritano

Hace varios días y por petición de algunos amigos he querido escribir sobre esto y no lo había hecho porque, se los advertí, va a resultar bastante largo.

Contar mi experiencia o digo mejor, nuestra experiencia,  vivida desde hace un año en este lugar ha sido una de las cosas más maravillosas que me han pasado en la vida.

Empiezo contando que al Hogar llegamos por pura casualidad. Yo le pregunté a una amiga si sabía de algún lugar (pensando en alguna escuelita) donde mis hijas y yo pudieramos colaborar enseñando cosas sencillas a los niños como inglés básico, bailes, manualidades. Buscabamos apoyar en algo así como lo hacíamos en Guatemala. Mi amiga respondió: “Te acercaste a la persona indicada”. Todo me imaginé yo que ibamos a conocer excepto lo que encontramos ese día.

Al llegar al Hogar, sólo sabíamos que era una casa grande donde 18 hermanas (monjas), vivían desde hace mucho años convirtiendo este sitio en un lugar para recibir niños abandonados por sus padres. Las niñas y yo ibamos bastante entusiasmadas pensando todo lo que allí podíamos hacer cuando supimos que se trataba de alrededor de 70 niños.

Realmente no sé ni como describir lo que fue ese primer día. Una cantidad de sentimientos encontrados en los cuatro nos llenaron de tristeza, porque no puedo decir que en ese momento sentimos otra cosa. Salimos de allí a las 5 de la tarde después de pasar 2 horas en el Hogar, con un sentimiento extraño entre frustración, tristeza, pena….en otras palabras salimos en SHOCK!! Definitivamente no era lo que nos imaginabamos, las niñas llegaron a la casa y a las 6 de la tarde (lo que nunca habían hecho), se acostaron a dormir. Juan Carlos no se cansaba de repetirme: “Te conozco nena, no las vas a presionar para regresar. Si ellas quieren bien, sino no las forces”. Pero para sorpresa mía a partir de ese día no soy yo quien presiona para ir al Hogar sino mis propias hijas. Hay días que tengo muchas cosas para hacer y !Ay Dios, que díficil decir que no las llevo allá a ellas. Sin contar con el ejercico de entrar en razón que aplican con el papá y conmigo cada vez que uno va a comprar algo y ellas dicen: “Vas a comprar eso?? Realmente lo necesitas? Acuerdate primero de los niños del Hogar”

Para que me entiendan, voy a contar un poco como está compuesto el Hogar. Primero que todo hay que mencionar que este sitio está ubicado en Honduras, San pedro Sula. Es una pena que por cuestiones de privacidad no pueda colocar fotos, sin embargo buscaré la forma de tomar algunas del sitio, donde no aparezcan los niños. El sitio está compuesto por 5  salones, podría decirse que bien adaptados pero con muchas carencias para una mejor calidad de vida tanto para los niños como para las hermanas que los atienden. El Hogar es un sitio que funciona a base de ayudas de las personas que quieran apoyar en esta obra y creanme, hay muuuuchaaaa gente y no es suficiente. En este momento se está trabajando fuertemente para recoger fondos que ayuden a conseguir el dinero necesario para terminar una segunda obra de construcción que están haciendo con el fin de ampliar este sitio y separar bebés y niñas de niños, además de poder recibir más niños que lleguen pues ya el espacio no se da a vasto. En el primer salón encontramos a los niños más pequeños, el siguiente salón es la sala cuna y el lugar de terapias, le sigue el salón de los dormitorios, luego el salón donde están los niños de edades medianas y casi en estado vegetativo y por último el salón de los niños mayores. Bueno esto sin hablar de un cuarto pequeño donde duermen algunas de las niñas que logran desenvolverse más o menos bien. Y esto lo digo porque este Hogar se compone de niños no solamente abandonados sino discapacitados ciento por ciento. Aquí usted se encuentra con todo tipo de discapacidades, desde ciegos hasta niños completamente impedidos y con deformaciones físicas severas. La razón? Sus madres en estado de embarazo se drogaron, tomaban alcohol, se amarraron el vientre para que no le descubrieran el embarazo, fueron golpeadas, se alimentaron supremamente mal, etc. Bueno contaré de las discapacidades en específico cuando haga el recuento de algunos de los niños con los que compartimos a diario allá.

Empecemos con Esperanza.  Esperancita como cariñosamente le decimos todos, es una nena de 4 años con microcefalea, problemas del corazón, come por sonda y comerá de por vida pues su salud no le da para una cirugía que solucione esto, un problema de audición que la mantiene con infeccción en el oido si no se le ponen siempre sus gotas. Mi hija Laura (la mayor) es una de sus madrinas (es una adoración y todos mueren por ella). Laura ya aprendió a manejarle la sonda, a darle la comida, cambiarla y limpiarla o ajustarsela cuando Esperancita le da por jalarsela aburida de ella. Es difícil describir en palabras las expresiones de Esperancita cuando nos vé llegar y más aún difícil contarles como se queda mirando a Laura cada vez que ella se mueve de un lado a otro mientras la atiende, pero puedo describirlo como el amor más puro con una señal de agradecimiento infinita. Las hemanas cuentan que Esperancita llora cuando Laura se va y todavía no me puedo explicar como llora porque hasta hace unos días apenas logré escuchar algún ruidito que le salía al verla reirse a carcajadas cuando Laura le cantaba una canción y le cogía los brazos para que ella aplaudiera mientras lo hacía. Laura ha pedido como regalo de Navidad 2009, traerse a Esperancita a pasar ese día con nosotros……..quién puede decirle que no? La mamá de Esperancita murió después del parto y el papá salió a perderse una vez supo esto.

Mi hija menor Valentina tiene varios protegidos, como Julio, Erika, Reina, Panchita, Patty, que de cada uno se podrían contar mil historias y yo no acabaría nunca. Por eso contaré la de Julio que es la que más me ha impresionado. Julio es un niño de 6 años, con síndrome de Down bastante inquieto y agresivo a veces. Generalmente lo mantienen amarrado porque de lo contrario le pega a los demás niños y acaba con Hogar y medio. Al principio cuando llegué a este sitio, todos me decían, a él no se acerque porque le pega. Un día se me ocurrió pensar que Julio podía quitarse esa etiqueta y me le acerqué cuidandome claro está de que no me diera mi buena cachetada. Efectivamente fue lo primero que quiso hacer, cuando lo cogí fuerte de la mano y empecé a acariciarlo pasito y a tratar de que así lo hiciera conmigo, pero no no, él insistía en cerrar el puño y aruñarme la cara. Después de dos o tres visitas, cierto día ví cuando llegué ví que Julio me llamaba ( no entendía realmente que me estuviera llamando a mí), cuando con señas me decía que fuera a su lado. Mi sorpresa fue enorme cuando Julio me cogió la mano y me la puso en su cara pidiéndome que lo contemplara. Aterrada llamé a Valentina para que viera eso y pues la historia termina en que Julio me cambió por Valentina jajajaaja. No puede ver que llegamos porque se adueña de ella y para sorpresa de todos, hasta de las hermanas, Julio se acuesta en las piernas de Vale y le pide que lo acaricie. La pobre Vale tiene que hacerse a veces la loca cuando tiene que irse a ayudar con otros niños porque Julio la cree de su pertenencia. Julio fue encontrado amarrado en la casita donde su abuelo lo dejaba para poder ir a trabajar.  Patty es otro caso que me gusta contar como una de las gratas experiencias de Vale porque es la única que logra hacerla sonreir con sólo llegar y decirle: “Hola Patty, soy Valentina”. Patty fue encontrada por sus vecinos, amarrada junto a su perrito en el patio de su casa abandonada por sus padres. Lastimosamente Patty murió hace unos días y tristemente tuvimos que verla partir.

Juan Carlos, mi esposo, es el director de la peluquería jeje. Máquina y sábana en mano, logra que varios le hagan fila para quedar hermosos, algunos con cabezas rapadas para no aguantar calor. Tuvimos la experiencia de una epidemia de piojos y fue demasiado divertido verlos a todos muy dispuestos para que los pelaramos. No la creíamos cuando en 3 horas logramos la maratón de cortarle el pelo a 65 niños, unos rapados otros con especiales peticiones de look ;). Juan Carlos también ayuda a las hermanas con alguno que otro trabajo pesado,  trapear, cambiarlos, pasarlos de un sitio a otro cargados, ayudar a darles de comer y cualquier cosa adicional que salga por allí donde se necesite la fuerza o la capacidad de un hombre.

Yo, tengo varios amores en el Hogar. Pero podría mencionar a cuatro personajes principalmente para no hacer la historia tan larga. Isabel (15 años), Dinora (28 años) , Josué (19 años) y María José (9 años). Ellos con el solo hecho de recibirme como lo hacen, en medio de sus impedimentos físicos, ya hacen que mi día valga la pena y que no importa que haya dejado de hacer, estar allí es lo mejor. Las caras y expresiones de estos niños, desde los que te lo pueden decir con palabras hasta los que no, como Bertha que lo único que hace es tirar besos,  es algo que no tienen precio.

Nada se compara con los ataques de risa que les da a los niños cuando me dicen “Elvira, cambieme la camisa, hecheme desodorante o lleveme al baño” y yo (obviamente exagerando un poco) entre chistes y escándalos intentando hacer lo que me piden y mostrandoles como que no puedo les digo: “Niños por Dios, ustedes me ponen tareas muy difíciles, miren me tiene sudando”. Entre ayudarlos a comer ( porque algunos no pueden hacerlo por su propia cuenta), cambiarlos, asearlos, contarles algún día un cuento, sacarlos un buen rato al jardín, se pasa una tarde espectacular en el Hogar El Buen Samaritano. No hay horas que alcancen y creo que siempre somos las últimas en salir de allá. Mi marido siempre dice: “Que pena, las hermanas ya a las 5:30 quieren acostarlos y que se calmen y ustedes no dejan porque no se quieren ir”. Y pues es así, es bien difícil salir de allá, ellos mismos no lo dejan salir a uno, ya sea con regaleme agua, cambieme, lleveme al baño, cuentenos un cuento o un simple……..No se vayan todvíaaaaaaaa…..bien rogado que me parte el alma en dos.

Los días de visita ya dejaron de ser sólo los domingos. Cuando el tiempo lo permite, la idea es llegarse por allá y ayudar a hacer terapias  también y colaborarle a las hermanas con tanto para hacer. Generalmente los viernes y domingos son días de visita al Hogar para nosotros…….en lo personal me encanta oir que mis hijas digan: “Mami vamos al Hogar hoy”, en vez de decir vamos al Mall o llevame aquí o allá. Los domingos es día de misa en el Hogar….nadie puede imaginarse lo que se siente oir de voz de Josué en el momento de las peticiones, pedirle a Dios por los niños de la calle que no tienen un techo donde pasar la noche, en vez de pedir por ellos mismos que tienen tantas necesidades. Dicen mi marido y mis hijas, que fue muy impactante oir de la voz de Ericka, pedir por mí cuando estuve en Colombia haciendome operar. Juan Carlos me decía: “Tus hijas abrían los ojos como si les fueran a hechar gotas” 😀

En fin, allá cada niño es un mundo, es una historia que contar desde como y porque tal vez fueron abandonados, hasta el porque de cada una de las enfermedades y como se manejan. Yo sólo puedo darle gracias a Dios por haberme puesto allí un día, por haberme dado la oportunidad de conocer y poderle dar a esos niños un poquito de lo que yo puedo, y no hablo precisamente de cosas materiales, sino de algo mucho más grande que ellos piden………..AMOR y atención. Me encanta estar allí, poderlos atender, ayudar a las hermanas con esa carga tan pesada que se hecharon sobre sus espaldas sin tener ni siquiera la capacidad económica de hacerlo pues son bastante pobres. pero me alegro de ser una persona más de tantas que llega al Hogar a poner su granito de arena y poder decir con mucha humildad que lo hago porque me encanta y no para vanagloriarme por hacerlo.

El Hogar tiene muchas necesidades, sobre todo entre las cosas  que más se necesita y que desafortunadamente no pueden faltar son las medicinas para los niños,  que creanme son demasiadas y todas costosas  y comida. Hay muchos donativos de ropa (usada y nueva) y juguetes. Pero la alimentación la salud y los pañales son cosas que no pueden faltar. El tema de los pañales pudiera parecer un lujo, pero no lo es cuando se ven montañas de pañales de tela que las hermanas tienen que lavar, usados por niños desde los 2 años hasta adultos de 35 años que tiene el mayor de ellos y que no logran controlar esfínteres.

Este 24 de diciembre, lejos de nuestras familias, hemos decidido pasarlo en el Hogar. llevaremos una cena y la compartiremos con las hermanas quienes todo el año dieron a los demás y ahora es justo que alguien se acuerde de ellas. Así que este año le toca a mi marido esmerarse por hacer el mejor pavo para las 18 personas más generosas que he conocido en mi vida, quienes han decidido dar todo el año a estas personitas que nos alegran tanto la vida 😉 Compartir con ellas cuando estamos en el Hogar es también una bendición.

Bueno espero haber logrado explicar un poco el tema del Hogar, allí les queda a los que querían escuchar sobre que tanto es lo que hago allí y el porque es como un imán para nosotros. En conclusión me siento felíz con esto y agradecida de tener una familia a la que le guste y comparta mi sentir.

diciembre 18, 2009 Posted by | Hogar El Buen Samaritano, Niños discapacitados | 11 comentarios

Ubuntu Honduras……..finally an approved Team!!!

Y por fin la hicimos!!!!! Finalmente somos un Team aprobado 😀 Honestamente me puse nerviosa. Ni modo, casi no entro al canal y encima de todo no logré poner mi Nick, pero bueno, lo logramos.
Debo decir que sin Diego Turcios esto no habría sido posible. Me alegro de haberme encontrado una persona como él en el team desde el principio.
A todos los que de una u otra forma han ayudado para que finalmente fueramos aprobados, muchas gracias 😉 Alex, Arkangel, Michael, Josue, Luis. Y también a los que desde lejos han estado allí apoyándonos MagicFab, DKcross, Hollman, Andphe, Norman y Neville 😉

Go Ubuntu Honduras Go!!!!!

diciembre 17, 2009 Posted by | Ubuntu | 1 comentario